sábado, 8 de agosto de 2009

OTRO QUE SE VA AL OTRO LADO

No es que fuera precisamente fan suya, pero me gustaban algunos de sus temas…

Willy DeVille se va con Edith Piaf

El músico de 55 años, autor del famoso 'Demasiado corazón', murió el jueves en Nueva York a causa de un cáncer de páncreas fulminante
M. F. A. / COLPISA

Willy DeVille se va con Edith Piaf
Willy DeVille actúo en 2005 en Gijón en el Crossroad Festival. / CITOULA
Era un neoyorquino de Connecticut que vivió en Nueva Orleans, que se enamoró de París, que adoraba a Dalí y a Picasso y al que le gustaba agitar cócteles musicales cargaditos de influencias muy dispares. Willy DeVille, el hombre que reinventó el 'Hey Joe' de Hendrix e hizo tararear a medio mundo 'Demasiado corazón', el espigado melenudo que también se dejó querer por el tupé, que lució como nadie bigote fino y botas vaqueras, se fue la noche del jueves en Nueva York dejando como legado una discografía formada por una decena de álbumes en solitario y otros seis con Mink DeVille, la que fue su banda durante una década.
«Willy se fue esta noche al lado de Edith Piaf, Jack Nitzsche y Johnny Thunders», anunció en un comunicado la empresa encargada de sus giras, que no precisó los motivos de una muerte para la que, sin embargo, no hay misterios: falleció a causa de un cáncer de páncreas fulminante. Según su página web oficial, los médicos le descubrieron hace poco más de un mes la enfermedad cuando estaban tratándole otra dolencia, una hepatitis C. «Está bien. No tiene dolores y pasa el tiempo en casa con películas, música, tocando la guitarra y leyendo», decía entonces su portal. Ayer la frase de su mujer era otra: «Se fue en paz, yo estaba con él».
DeVille, que visitó Gijón en un par de ocasiones -la última en 2005, en el Crossroad Festival, y la primera en la plaza de toros, once años antes- comenzó su carrera en los setenta, en los tiempos del punk y en el mítico club neyorquino CBGB. Mink DeVille era el nombre de su banda, con la que firmó vinilos como 'Magenta', 'Spanish Stroll' y 'Le Chat Bleu'.
Fue en 1985 cuando comenzó su carrera en solitario y continuó su viaje por la mitología musical de los Estados Unidos, el 'rythm and blues' urbano de los años 50 y 60 y la música latina y portorriqueña. Publicó ya solo una decena de álbumes con los que logró triunfos como solista y se fue a vivir a Nueva Orleans en los 90 donde su música se tiñó con la influencia 'cajún'.
Otros estilos que trabajó DeVille fueron el rock, blues, doo-wop, créole, mariachi y country, todo ello empapado de letras románticas. Y es que, solía decir, «las canciones de amor nunca pasarán de moda». Quizá por eso frecuentó las baladas más dulces y también las más duras. Fue la década de los ochenta una etapa muy fecunda para DeVille, que incluso firmó el tema principal de la banda sonora de 'La princesa prometida'.
Publicar un comentario