martes, 27 de diciembre de 2016

ALABAR AL DIOS Y A LA DIOSA


Sean cuales sean las deidades en las que creas, es siempre buena idea hablar de forma periódica con ellas de tu vida y desafíos, para ver si tienen alguna palabra de sabiduría, o simplemente para decir “hola y gracias”. Puede que pienses que tienes una vida demasiado ocupada, o incluso creas que a los dioses no les importa si les das las gracias o no. Pero a nadie le gusta ser ignorado, y no vale la pena ser grosero. Así que tómate cinco minutos y envía tu alabanza a los cielos. Puedes hacerlo bajo una Luna Llena, frente a tu altar o incluso en la ducha; depende de ti.


Dios y Diosa, yo canto vuestra alabanza
y doy gracias por vuestra presencia en mi vida.
Gracias por los regalos y los desafíos
y por la fuerza que me prestáis para superarlos.
Y gracias por vuestro amor, que me rodea a través de todo,
en los días oscuros y en los claros, a través de la alegría y del dolor.
Sé que estáis conmigo
y canto vuestra alabanza, oh Dios y Diosa.


-Deborah Blake

miércoles, 21 de diciembre de 2016

YULE / SOLSTICIO DE INVIERNO


La noche más larga del año está sobre nosotros, ya que es el Solsticio de invierno. En Yule comenzamos un nuevo año solar. Ahora celebramos el nacimiento del Dios Sol.
Aunque estamos a punto de entrar en la noche más larga del año, sabemos que nos encontramos en un punto de inflexión. La transición hacia la estación de la luz está cerca.
Mientras decoras tu casa para Yule, utiliza elementos que simbolicen luz y vida. Adornos con forma de frutas, estrellas, soles y nueces representan la fertilidad y la abundancia del año agrícola venidero. El pino, la decoración más antigua de Yule, es un símbolo de la vida eterna. Cuando se hace una corona de pino, es símbolo de eternidad. Añadir luces a tu árbol de Yule representa la divinidad. Usar rojo en velas y lazos, o entretejer cinta roja a través de una guirnalda de pino representará a la fuerza de la vida.
Al caer el sol, enciende todas las luces de fiesta. Enciende tantas velas como desees. Haz un fuego en tu chimenea o caldero. Coloca en tu altar o en tu mesa tres velas: una roja, una blanca y otra verde. Enciéndelas bastante después de que haya oscurecido. La vela roja representará a la fuerza de la vida, la blanca simboliza la estación del invierno y la verde representa la vida eterna.

-James Kambos

miércoles, 14 de diciembre de 2016

LA LUNA DEL GANSO


En diciembre sale la Luna del Ganso. Es una época de noches tranquilas y frías, cuando la vida tiene que subsistir de la energía almacenada. La grasa y las cálidas plumas del ganso personifican esta autosuficiencia. Las personas en las que fluye esta energía son prudentes, capaces y laboriosas. Las personas en las que fluye esta energía son prudentes, capaces y laboriosas. Equilibran la independencia con la lealtad a la familia y prefieren las tradiciones a las modas. Del mismo modo, el invierno es un momento para pensar de nuevo en el último año y valorar tus logros, no para comenzar nuevos proyectos que sería mejor dejar para la primavera.
Para este ritual de recuerdo, necesitarás una pluma de ganso, una botella de tinta y un trozo de papel de pergamino de calidad. Toma la pluma y conecta con la energía del ganso, que guarda todas las cosas buenas bajo sus alas protectoras. Sumerge la pluma en la tinta y escribe una lista de lo que lograste el año pasado y las cosas buenas que te sucedieron. No te preocupes por tu caligrafía; la intención es lo que cuenta. Cuando termines, escribe la fecha en la parte posterior del papel. Dóblalo alrededor de la pluma y séllalo para cerrarlo.
Utiliza esta energía almacenada para recordarte lo que puedes hacer cuando te sientas desanimado. Es la prueba de tu trabajo del año.

-Elizabeth Barrette

viernes, 9 de diciembre de 2016

ENSALADA DE CAPAS


Ingredientes:
1 lechuga iceberg mediana
2-3 tallos de apio, cortados en rodajas finas
¼ de taza de cebolla roja cortada en rodajas
225 g de castañas de agua cortadas en rodajas
280 g de guisantes congelados, sin descongelar
1 taza de mayonesa
1 cucharadita de azúcar
¼ de taza de queso parmesano
sal para sazonar al gusto
2-3 huevos duros en rodajas
4 cebollas verdes
1 tomate mediano
4-8 tiras de beicon

Preparación:
En un recipiente de vidrio transparente o en una cazuela, haz capas con lo siguiente, comenzando por la parte inferior: lechuga iceberg (cortada en trozos del tamaño de un bocado), apio, cebolla roja, castañas de agua y guisantes congelados. “Baña” la ensalada sellando la mayonesa en los bordes del recipiente. Espolvorea con el azúcar, el queso parmesano y la sal sobre la mayonesa. Cúbrelo bien con film transparente y déjalo varias horas o toda la noche en el frigorífico.
Justo antes de servir, cúbrela con huevos duros, cebolla verde picada, tomate picado y varias tiras de beicon crujiente picadas.
-Susan Pesznecker

Imagen orientativa

miércoles, 7 de diciembre de 2016

UNA CELEBRACIÓN ESTACIONAL


La mayoría de las culturas tienen algún tipo de celebración en diciembre. Algunos paganos celebran Yule, que es otro nombre del Solsticio, y otros continúan celebrando las fiestas con las que crecieron, como Navidad o Hanukkah. Algunas personas incluso optan por combinar sus viejas tradiciones con las nuevas. De cualquier manera, siempre es agradable celebrar el calor y la luz de la esperanza en medio del frío y la oscuridad, tanto si lo haces con tus seres queridos como por tu cuenta. Aquí tienes un conjuro para pronunciarlo mientras enciendes una vela en la festividad que elijas celebrar.

Enciendo esta vela en la oscuridad
para celebrar esa chispa sagrada
transmitida a mí desde los días de antaño.
Esto destierra el frío del invierno.
Doy gracias por la calidez y la esperanza,
por la luz y la alegría para ayudarme a hacer frente.
Levanto mis ojos a las estrellas en lo alto
y doy las gracias por la vida y el amor.


-Deborah Blake

jueves, 1 de diciembre de 2016

DICIEMBRE

La navidad es una época en que los paganos ven el mundo vestido con nuestros propios colores. Desde los árboles de hoja perenne, pasando por el acebo hasta la luz de las velas, muchos símbolos de la temporada ampliamente reconocidos tienen sus raíces en la tradición y la religión paganas. Una tradición pagana que conserva una gran popularidad desde la época de los druidas es el uso del muérdago durante el solsticio de invierno. Con su follaje verde o dorado y sus bayas de color blanco cremoso, el muérdago tiene un aspecto impresionante en esta época del año al crecer en medio de ramas estériles.
Los celtas tenían el muérdago en alta estima por su capacidad para crecer en lo alto de las ramas de los árboles sin raíces propias. Cosechada de un modo ceremonioso poco después del solsticio de invierno, esta planta se asociaba con la deidad solar Taranis, y sus bayas blancas fueron la encarnación simbólica del semen y la virilidad del Dios. Se creía que el muérdago tenía unas propiedades mágicas muy potentes, y que podía emplearse para la protección, la fertilidad y la curación, entre otras cosas.
Los romanos también usaban el muérdago en el solsticio de invierno. Durante la Saturnalia, un festival que se celebra en honor del dios de las semillas y la siembra, el muérdago servía como símbolo divino de la virilidad que se creía que prestaba su poder sagrado para los ritos y los rituales de fertilidad.
En las antiguas tradiciones, encontramos tal vez las raíces de la conocida costumbre moderna de besarse bajo el muérdago. La primera mención documentada de esta práctica data de la Inglaterra del siglo XVI, donde el muérdago se relacionaba en gran medida con el amor y el romance. Se creía que besarse bajo el muérdago atraía el amor y la fertilidad, y los sueños con un futuro amante podrían hacerse realidad gracias a la colocación de una ramita de la planta bajo la almohada.
El muérdago es muy mágico, y los atributos lo convierten en un perfecto símbolo de este solsticio. Si deseas ornamentar tus celebraciones navideñas este año con un toque de tradición antigua, prueba este hechizo mágico con muérdago, que combina la larga tradición con la versatilidad contemporánea.

Hechizo mágico con muérdago para la manifestación
La asociación del muérdago con el crecimiento, el sol, el amor y la fertilidad lo hacen adecuado para la magia de manifestación (hechizos que pretenden producir y sostener una nueva creación), ya sea un nuevo amor, un nuevo proyecto de arte o una nueva cosecha de verduras.
Empieza por elegir algo nuevo que te gustaría que llegara a tu vida. Para inspirarte, pregúntate qué considerarías el mayor de los regalos. Sostén el muérdago sobre tu cabeza y piensa en lo que te gustaría que se manifestara como si fuera una semilla colocada en la tierra bajo tus pies. Visualiza cómo el poder mágico del muérdago cae como la lluvia directamente sobre tu cuerpo y sobre la “semilla de pensamiento” energética sobre la que estás de pie. Siente la intensa fertilidad de la tierra a tu alrededor y piensa en la fortalecedora luz del sol del solsticio de invierno que incuba las semillas que ahora siembras. Sella el encanto con un beso, ya sea besando a una persona que esté dispuesta o arrancando una sola baya de la planta y dándole un beso rápido antes de lanzarla a los vientos. Sólo ten en cuenta que el muérdago es muy venenoso, por lo que si vas a besar la planta en si, ¡recuerda hacerlo sin lengua! A medida que los días posteriores al solsticio se alarguen y la tierra comience a calentarse bajo su superficie, los efectos de tu hechizo comenzarán a manifestarse poco a poco.

- Melanie Marquis