martes, 25 de julio de 2017

PUDIN DE MAÍZ


Ingredientes:
3 cucharadas de mantequilla
6 mazorcas de maíz fresco, desgranado
1 pimiento verde mediano, picado
1 cebolla mediana, picada
4 huevos
1 cucharadita de miel
2 tazas de nata
Hojas de tomillo fresco (al gusto)
¼ de cucharadita de sal
1/8 de cucharadita de pimienta

Preparación:
Derrite la mantequilla en una sartén grande. Agrega el maíz, el pimiento y la cebolla y saltea entre tres y cinco minutos. Retira del fuego y reserva. En un cuenco grande, bate los huevos. Añade la nata, la miel, el tomillo, la sal, la pimienta y la mezcla de maíz. Vierte en una cazuela engrasada de un litro y medio. Colócala en un recipiente poco profundo con suficiente agua caliente para cubrirla a media altura. Hornea a 160ºC durante 50 minutos, o hasta que al introducir un cuchillo en el centro, éste salga limpio.
La canícula ha llegado, y con ella viene Lughnasadh. Esta receta es un clásico, y el maíz es un producto característico de la primera de las tres festividades de la cosecha. A medida que la luz empieza a cambiar, acudimos a la cosecha y damos las gracias a la diosa por su abundancia.

-Monica Crosson

Imagen orientativa

lunes, 17 de julio de 2017

CIANITA

Azul como el cielo, la cianita puede variar desde tonos oscuros de azur a pasteles pálidos y tiene una apariencia fibrosa, parecida a una hoja. Puede ser de otros colores, pero la mayoría prefiere el clásico azul celeste.

La cianita puede ayudar a lograr la tranquilidad, el equilibrio, la sintonía y la conciencia psíquica, y aumentar la creatividad y la expresión personal. Alinea todos los chakras, pero es muy útil para la garganta y el tercer ojo. Puede ayudar a aclarar la confusión, promover la compasión, y es una excelente piedra de meditación. Su estructura triclínica hace que sea muy útil en la vida personal de uno, sobre todo en relación con las percepciones y actitudes.

Tal vez hayas notado esto a bordo de un avión: incluso cuando hay tormenta, por encima de las nubes todo es claro, brillante y azul. Utiliza la cianita bajo esta afirmación para encontrar la paz en un momento de estrés. Deja que te recuerde que a pesar de lo que está sucediendo a tu alrededor, todo va a pasar, y existe un lugar tranquilo dentro de ti. Igual que en el cielo por encima de las nubes, allí hay calma.

Por encima de la lluvia, por encima de las nubes,
todo está tranquilo y en calma.
Así dentro como fuera,
me elevo por encima de la tormenta de la duda.


-Ember Grant

domingo, 9 de julio de 2017

Æfterra LīÞa (Litha tardío)


Del mismo modo que el Solsticio de invierno va seguido por el mes de Yule tardío en el calendario inglés antiguo, el Solsticio de verano va seguido de Litha tardío. Tras el verano, Sunna comienza a decaer y los días se hacen más cortos. Ahora se puede cosechar la linaza y cortar el heno y almacenarlos para el forraje de invierno. Aunque la mayoría de los cereales se cosechan a finales de verano y otoño, bajo condiciones ideales, el trigo de invierno se puede cosechar a partir de julio. Este cereal temprano tenía que secarse, aventarse, trillarse y molerse para poder utilizarlo como la harina para Lammas (la “masa de pan”), que rendía homenaje al pan horneado de la temprana cosecha. En la era cristiana, los primeros panes se llevaban a la iglesia para ser bendecidos. Después, éstos a veces se utilizaban para hacer magia, para proteger la cosecha. En la Crónica anglosajona del siglo IX, Lammas es llamada la “fiesta de los primeros frutos”.
Hornea pan y celebra tu propia fiesta de la cosecha. Elabora pan desde cero o, si lo prefieres, compra la masa lista para hornear que puedes encontrar en la sección de congelados en el supermercado. Después de que la masa de tu pan haya subido, invita a tus amigos para que todos puedan disfrutar del aroma embriagador del pan recién hecho.

-Alaric Albertsson

sábado, 1 de julio de 2017

JULIO

Julio César nació en el seno de una familia noble alrededor del año 100 a. C. Sus primeros años de vida estuvieron marcados por muchas desventuras en el amor y en el combate, aunque siempre fue conocido como un importante orador. Fue elegido primero como tribuno militar, luego como cuestor, edil curul, sumo pontífice y pretor. En el año 59 a. C. fue elegido cónsul en una contenciosa carrera. Después de cumplir ese mandato, pasó los siguientes nueve años en la Galia, conquistando la mayor parte de Europa central. Siguió cosechando victorias en Egipto y en otros muchos lugares.
En el año 46 a. C., César regresó a Roma y gobernó de una manera más autocrática. Trabajó con ahínco para llevar la paz y mejorar la clase media, pero sus métodos no gustaron a otros nobles. Pronto comenzó a acuñar moneda a su imagen y semejanza, y autorizó que las estatuas que lo representaban se adornaran como si fueran dioses. En febrero del año 44 a. C., César fue nombrado dictador perpetuo. El 15 de marzo, fue asesinado por sesenta conspiradores, entre ellos el famoso Marco Junio Bruto.
En la tradición grecorromana, los semidioses obtenían un rango entre mortales y dioses. Podían ser hijos de un dios y un mortal, o héroes que se convirtieron en divinos después de su muerte. Varias tradiciones consideran que los seres humanos de talento excepcional pueden llegar a ser siervos divinos de esa esfera de influencia, como es común en los santos católicos y también en los loas del Vudú.
Julio César dio su nombre al mes de julio, la cumbre del poder del verano. A día de hoy es venerado como un modelo de liderazgo y oratoria. Aunque la gente pueda discutir sobre sus hazañas militares o políticas, nadie cuestiona sus dotes oratorias. Éstas figuran entre sus competencias como semidios. Por tanto, puedes utilizarlo para centrarte en estas áreas.

¡Ave César! Hechizo para un discurso elocuente
Para este hechizo necesitas una imagen de Julio César (como la réplica de una moneda o una estatuilla) y un poco de aceite de laurel. Puedes llevarlo a cabo en cualquier momento a lo largo de este mes, aunque la mejor fecha es el día 12 de julio, su cumpleaños. Por la mañana, unge la imagen con unas gotas de aceite de laurel. Después, exclama:

Espíritu de Julio César,
el orador de Roma,
concédeme la oratoria persuasiva
tanto fuera de casa como en ella.

Medita sobre los logros de César y sus discursos. Deja la imagen donde pueda absorber la energía del sol de verano durante todo el día. Por la noche, repite el conjuro y unge la imagen de nuevo. Deja la imagen en tu altar o llévala contigo como un talismán siempre que necesites un discurso elocuente.

-Elizabeth Barrette