jueves, 22 de septiembre de 2016

MABON


El frío del aire y la llegada de las calabazas a los mercados del campo indican que Mabon, el Equinoccio de otoño, está aquí. Mabon es el segundo de los aquelarres de cosecha y el primer aquelarre oscuro. Como Ostara, es un momento de equilibrio cuando el día y la noche son casi iguales. Pero en Mabon la oscuridad comienza a ganar.

En Mabon, honramos la doble naturaleza de la vida y la muerte. La naturaleza comienza a descansar mientras entramos en la temporada de oscuridad, pero sabemos que es sólo un período de regeneración, y que habrá un renacimiento final. Mabon nos ayuda a entender que la luz no puede existir sin la oscuridad. Mabon (que significa “Gran Hijo”) era el hijo de la Diosa Madre. La tradición galesa dice que fue secuestrado y encarcelado cuando era un bebé en la mística tierra de Avalon. Más tarde fue liberado y regresó a su Gran Madre como el Dios Joven. La historia de su encarcelamiento y eventual regreso en el mejor momento de su juventud hace eco del ciclo de la naturaleza. Ahora ésta comienza su declive, pero vuelve fresca y nueva en Ostara.

Compartir es uno de los mensajes centrales de Mabon. Del mismo modo que la naturaleza comparte su generosidad con nosotros, nosotros también deberíamos compartir. Éste es un buen momento para donar ropa poco usada a obras de caridad y recoger comida para los bancos de alimentos.

-James Kambos

viernes, 16 de septiembre de 2016

LA LUNA DEL CUERVO


Septiembre anuncia la Luna del Cuervo. Éste es el momento de la cosecha cuando la gente se reúne para recoger los cultivos. Hay festines y festivales junto con el trabajo duro. El cuervo es también un pájaro parlante, siempre dispuesto a socializar o a jugar una mala pasada; sin embargo, estos pájaros también destacan por encontrar maneras de obtener alimentos de lugares inaccesibles.

Para sintonizar con la energía del cuervo este mes, coloca una imagen de un cuervo en tu altar. Medita sobre la importancia de la comunicación y cómo conecta a las personas entre sí. A lo largo del mes, presta atención a los cuervos a tu alrededor: plumas negras, graznidos, alas en el cielo, la palabra escrita, imágenes en una pantalla. Cuando percibas un cuervo, comprueba lo que te rodea. ¿Hay algún anuncio que escuchar? ¿Algún artículo de noticias que leer? ¿Alguna persona con la que podrías estar hablando? Haz la conexión. Comunícate. Aprende de las cosas sobre las que el cuervo llama tu atención.

Más tarde, habla de tus observaciones con un amigo o miembro de la familia. Pregunta qué han advertido y escucha sus pensamientos. Una bandada de cuervos tiene muchos ojos y comparten información entre sí sobre las fuentes de alimento y otras noticias importantes.


-Elizabeth Barrette

miércoles, 7 de septiembre de 2016

ASADO FÁCIL CON VERDURAS


Ingredientes:
1 kg. O ½ kg de aguja de ternera o un costillar sin hueso
1 paquete (generalmente de 55 g) de mezcla de sopa de cebolla
Hortalizas variadas (patatas, cebollas, nabos, colinabos)
Papel de aluminio resistente y una fuente ovalada o una olla holandesa con una tapa hermética

Preparación:
Forra la fuente con una capa doble de papel de aluminio, un pedazo de suficientemente grande como para envolver por completo la carne y sellarla. Coloca la carne sobre el papel de aluminio, y cúbrela con la mezcla de sopa de cebolla. Envuelve el papel alrededor de la carne; justo antes de sellarla, agrega ½ taza de agua y luego sella el papel de aluminio alrededor de la carne, lo suficientemente apretado para que no pueda escapar el vapor.
Pon la tapa e introdúcelo en el horno durante 2 horas. Al cabo de dos horas, sácalo, abre cuidadosamente el papel (¡cuidado: vapor caliente!), y añade las verduras peladas, cortadas en trozos de tamaño similar. Vuelve a sellar el papel de aluminio y mételo en el horno durante 2 horas más (4 horas de cocción en total). Sirve el asado y las verduras con los jugos de la fuente y prepárate para subir al cielo.

-Susan Pesznecker
Imagen orientativa
Fuente imagen: https://cocinaclandestina.wordpress.com/2012/07/07/lah/

jueves, 1 de septiembre de 2016

SEPTIEMBRE


Para los antiguos paganos, una buena cosecha a menudo suponía la diferencia entre la vida y la muerte. Hoy en día es menos probable que suceda esto, pero eso no significa que esta estación sea menos importante. Para aquellos que siguen la Rueda del Año, septiembre marca el final del año mágico, un momento para comprobar nuestra propia cosecha, tanto espiritual como real. ¿Cuál era nuestro objetivo para este año? ¿Lo conseguimos? Y si es así, ¿nos hizo felices ese logro?

Mira hacia atrás en tu viaje a través del invierno, la primavera y el verano. Hasta cierto punto, los propios objetivos son menos importantes que las lecciones que hemos aprendido en el camino. Una de las más importantes es ésta: la felicidad es una elección. No podemos elegir siempre lo que universo nos da, pero sí cómo reaccionamos a lo que recibimos. Si tu cosecha no fue lo que esperabas, todavía puedes elegir cosechar felicidad en tu vida.

En septiembre, los recordatorios agridulces del flujo y el reflujo del mundo natural están nuestro alrededor. Las hojas caen, los campos se cosechan y se ponen en barbecho durante los meses de invierno y los días se hacen más cortos y fríos. Pero también hay magia en la estación; abundan las verduras frescas, el aire frío refresca el espíritu y las hojas cambiantes brillan ardientes como si quisieran canalizar el último y valioso calor del sol en un espectáculo final antes de los tonos grises y negros del invierno.

Mabon, el equinoccio de otoño, se celebra a mediados de septiembre y sirve como un recordatorio para que trabajemos hacia el equilibrio en nuestras vidas, ya que la oscuridad y la luz se equilibran ese día. Haz balance de los objetivos y el viaje y cosecha toda la felicidad que puedas durante el camino.

Hechizo para cosechar felicidad
Nota: este hechizo se puede utilizar en cualquier momento, pero es particularmente potente durante la noche de la Luna de Cosecha, como a veces se llama a la Luna Llena de septiembre.

Plantamos las semillas con esperanza de cosechar,
De amor o riqueza o sanación,
Pero la vida puede enviar un viento glacial
Que haga tambalear nuestros planes.

El viaje es raramente corto o justo,
Pero aun así vale la pena emprenderlo,
Nuestras semillas pueden crecer o pueden fracasar,
Pero la dicha es nuestra por intentarlo.

Elijo cosechar felicidad,
Plantar alegría en lugar de tristeza,
Y emprender un camino bajo los cielos iluminados por la Luna
Hacia un mañana feliz.

Se puede repetir el hechizo tan a menudo como sea necesario. Recuerda que no es suficiente con plantar las semillas, sino que hay que alimentarlas abrazando la felicidad cada vez que tengas la oportunidad.

Correspondencias de setiembre
Animal: Oso, búho
Flor: Aster, gloria de la mañana
Piedra: Zafiro, ónice
Planeta regente: Mercurio

-Deborah Blake