martes, 27 de diciembre de 2016

ALABAR AL DIOS Y A LA DIOSA


Sean cuales sean las deidades en las que creas, es siempre buena idea hablar de forma periódica con ellas de tu vida y desafíos, para ver si tienen alguna palabra de sabiduría, o simplemente para decir “hola y gracias”. Puede que pienses que tienes una vida demasiado ocupada, o incluso creas que a los dioses no les importa si les das las gracias o no. Pero a nadie le gusta ser ignorado, y no vale la pena ser grosero. Así que tómate cinco minutos y envía tu alabanza a los cielos. Puedes hacerlo bajo una Luna Llena, frente a tu altar o incluso en la ducha; depende de ti.


Dios y Diosa, yo canto vuestra alabanza
y doy gracias por vuestra presencia en mi vida.
Gracias por los regalos y los desafíos
y por la fuerza que me prestáis para superarlos.
Y gracias por vuestro amor, que me rodea a través de todo,
en los días oscuros y en los claros, a través de la alegría y del dolor.
Sé que estáis conmigo
y canto vuestra alabanza, oh Dios y Diosa.


-Deborah Blake

Publicar un comentario