viernes, 28 de agosto de 2009

MÁS VALE TARDE QUE NUNCA, SUPONGO

Los municipios vascos retirarán de las calles los símbolos etarras

Gobierno y ayuntamientos de Euskadi convienen en que los espacios públicos serán para ejercer la convivencia en paz

28.08.09 -

JOSEBA GARCÍA

| . BILBAO

Los municipios vascos retirarán de las calles los símbolos etarras

ILEGALES. La Ertzaintza retira varios carteles de presos de ETA en el recinto festivo de Bilbao. / EFE

El Gobierno vasco y la federación de municipios de la comunidad autónoma (Eudel) llegaron ayer a un acuerdo para retirar de las calles de Euskadi toda la simbología vinculada a ETA y su entorno -placas, nombres de calles, carteles, pintadas, pancartas o fotografías- y para impedir cualquier tipo de acto que suponga enaltecimiento del terrorismo.

El apretón de manos final entre el consejero vasco de Interior, el socialista Rodolfo Ares, y el presidente de Eudel, el alcalde nacionalista de Tolosa Jokin Bildarratz, enterró los roces y desencuentros surgidos este verano por la política de 'tolerancia cero' contra la simbología etarra ejecutada por la policía autonómica vasca en las fiestas de pueblos y ciudades.

Tras una hora y media de discusión entre ambas delegaciones, Interior y Eudel emitieron un comunicado conjunto en el que señalan que han sellado «un compromiso permanente» para colaborar «en absoluta sintonía» en la exclusión del enaltecimiento de los terroristas de los espacios públicos de Euskadi, que deben ser preservados «para la convivencia en paz y libertad».

El Ejecutivo y los representantes de los 250 municipios, más de la mitad gobernados por el PNV, se comprometen a «evitar cualquier tipo de manifestación que enaltezca el terrorismo u ofenda la memoria y dignidad de las víctimas».

El pacto es fundamental para la estrategia del fin de la impunidad pública de la izquierda abertzale junto a la contundencia en las actuaciones contra homenajes, manifestaciones o exhibición de símbolos en favor de ETA o de sus presos que han desatado en los últimos meses las fuerzas de Seguridad gracias a los acuerdos de los jueces y fiscales de la Audiencia Nacional. Es el colofón en la lucha antiterrorista a la persecución de los comandos y a la ilegalización de los brazos políticos y sociales de ETA: la deslegitimación social de la banda.

Compromiso permanente

El comunicado conjunto destaca que debe tratarse de «un compromiso permanente, no fruto de las coyunturas puntuales ni de los períodos concretos», y reclama la participación activa y «diaria» en la tarea de la sociedad vasca, a la que llaman a «no resignarse y a no asumir como normal la presencia en nuestras calles y plazas de determinados símbolos que enaltezcan el terrorismo u ofendan la memoria de las víctimas».

Interior y Eudel han pactado la puesta en marcha inmediata de grupos de trabajo conjuntos para analizar «necesidades y actuaciones que se planteen en el día a día y para concretar los términos de la colaboración policial, técnica y económica» entre Ejecutivo y ayuntamientos.

Ambas instituciones no sólo tienen que priorizar las medidas a tomar, acordar la forma y mecanismos más razonables para llevarlas a cabo, los sistemas de coordinación, sino que los municipios, especialmente los más modestos, esperan recibir dinero, medios técnicos y de limpieza y garantías de seguridad del Gobierno vasco para llevar a cabo el plan.

El gabinete liderado por el socialista Patxi López ha comprometido su apoyo en esta tarea a todos los ayuntamientos, «sobre todo a aquellos que viven las situaciones más complicadas», porque una treintena de municipios de la comunidad son gobernados por concejales de ANV, más de la mitad con mayoría absoluta.

Publicar un comentario