jueves, 20 de agosto de 2009

HABLA JOSÉ LUIS VEGA

Archivo de Asturias para Asturias

Es necesario reunir la memoria documental de la comunidad autónoma en un emplazamiento, lejos de posiciones localistas


JOSÉ LUIS VEGA DIRECTOR GENERAL DE PATRIMONIO CULTURAL Desde su creación en 1956, el Archivo Histórico se ha convertido en el principal referente y soporte de la memoria escrita y documental de Asturias. Gracias a la aportación de particulares y de todas las administraciones que han tenido presencia en Asturias en los últimos siglos, se ha conseguido configurar un archivo formado en la actualidad por más de 120 fondos, que permiten a los investigadores y a los ciudadanos realizar un acercamiento exhaustivo y minucioso a la historia de Asturias.
En las últimas décadas nuevas variantes documentales están comenzando a incorporarse al Archivo de Asturias, que actualmente está en pleno proceso de reorganización y de traslado a una nueva sede acorde con la importancia de la documentación que atesora. Es el caso de los fondos de empresas e industrias asentadas en la región desde el siglo XIX, algunos de los cuales se encontraban en serio peligro de desaparición ante el cierre o traslado de las instalaciones fabriles. La intervención del Gobierno de Asturias ha permitido depositar en el Archivo Histórico, y organizar de manera adecuada, fondos de empresas tan importantes para la historia asturiana como la Tabacalera de Gijón, la Cofradía de Pescadores «Virgen de las Mareas» de Avilés, Hullas de Teverga...
De todas las industrias asturianas, Ensidesa destaca por la gran influencia ejercida sobre el conjunto de la región. Esta empresa pública surgida en 1950 y en la que se integraría en 1973 la privada Unión de Siderúrgicas Asturianas (Uninsa), contribuyó a la configuración del área central asturiana, siendo responsable en última instancia del vertiginoso crecimiento demográfico experimentado por Avilés, Corvera, Castrillón y Gijón, en las décadas de los cincuenta, sesenta y setenta. Por todo ello, y también por el mandato legal que señala al Archivo Histórico de Asturias como lugar de depósito preferente de los fondos procedentes de empresas públicas asentadas en Asturias, el Gobierno de Asturias inició en 2002 el proceso para garantizar el correcto traslado de las toneladas de documentos que integran la memoria documental de Ensidesa al lugar natural para su custodia, que no es otro que el Archivo Histórico de todos los asturianos.
Este proceso ha sido coordinado en todo momento con el Ayuntamiento de Avilés, institución que promovió en 2003 una escuela taller, supervisada técnicamente por el propio Archivo Histórico, con la que se iniciaron las labores de catalogación y restauración de una pequeña parte del total de fondos de la empresa.
El archivo de Ensidesa está integrado por varias toneladas de documentos, que precisan para su mantenimiento de unas condiciones archivísticas muy determinadas y costosas. Esto explica que sea el Archivo Histórico de Asturias el único lugar adecuado para su custodia y organización, máxime en unas circunstancias económicas como las actuales en las que hemos de huir de cualquier duplicación innecesaria de equipamientos administrativos. Esta conclusión es compartida por el propio Gobierno de Avilés.
El depósito de los fondos de Ensidesa en el Archivo Histórico de Asturias significa una garantía para los propios documentos, por cuanto se asegura que van a recibir el tratamiento adecuado y que van a ser catalogados, organizados y, en su caso, restaurados por manos profesionales y expertas, con lo que ello implica de facilitar al máximo el acceso a los mismos por parte de cuantas personas lo deseen. Es ésta una garantía que en la actualidad sólo puede ofrecer el Archivo Histórico de Asturias.
El ingreso de estos fondos significa, igualmente, consolidar al propio Archivo Histórico como el gran depósito de la memoria documental asturiana, en el que están presentes fondos procedentes de todos los concejos asturianos, en lo que constituye una muestra más del espíritu que anima la política cultural de este Gobierno: colaboración entre todas las instituciones, públicas y privadas, locales, autonómicas y estatales, con el objetivo de crear grandes equipamientos de interés general. Es el caso del Archivo de Asturias, del Museo Arqueológico de Asturias, del Museo de Bellas Artes de Asturias, de Laboral-Ciudad de la Cultura o del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer, todos ellos imposibles de realizar desde posiciones localistas y de cortas miras
Publicar un comentario