jueves, 20 de agosto de 2009

MÁS VÁNDALOS

Los robos y destrozos de las barandillas de madera obligan a vallar el paseo de la ría

JOSÉ L. GONZÁLEZ
| AVILÉS

Los robos y destrozos de las barandillas de madera obligan a vallar el paseo de la ría
Un peatón camina por uno de los tramos en los que los robos han obligado a sustituir las barandillas por viejas vallas de la Policía Local. / TANIA
Cualquiera que se acerque al paseo de la ría podrá observar que las vallas metálicas sustituyen estos días a las barandillas de madera. El motivo es que los robos y otros actos vandálicos en la zona han obligado al Ayuntamiento a colocar estas protecciones metálicas para garantizar la seguridad de los peatones.
«Tenemos un problema porque esas barandillas no nos duran nada», señaló el concejal de Servicios Urbanos del Ayuntamiento de Avilés, Luis Ramón Fernández Huerga, quien apuntó que la última reparación de las barandillas de madera supondrá un desembolso para las arcas municipales de «2.000 euros. Ahora mismo, lo tenemos en contratación. El tiempo que dure la reparación dependerá de la oferta que presenten las empresas».
El propio concejal reconoció que poco puede hacer el Ayuntamiento para solucionar esta situación, más allá de apelar a la responsabilidad de los ciudadanos. A pesar de ello, se han puesto en marcha las medidas que están al alcance de los responsables municipales. «Hemos aumentado la presencia policial en la zona, pero es un espacio muy difícil de vigilar. Es un paseo fluvial fuera de la trama urbana y con un acceso complicado para las patrullas de la policía. Además, el que quiere romper las maderas ve perfectamente si hay o no policía en la zona», afirmó.
Durante las últimas semanas, patrullas motorizadas de la Policía Local han intensificado su presencia en la zona, aunque no han conseguido atajar un problema que, según según señaló el concejal de Servicios Urbanos, tiene más que ver con «lo que no se debe hacer. No se trata de que las maderas se deterioren por el uso. Hay partes que aparecen rotas y otras, simplemente, desaparecen».
Una de las opciones para tratar de atajar este problema es cambiar la madera por el acero, material que se usa en el tramo bajo del paseo de la ría. Los responsables municipales no tienen intención, «por ahora», de acometer este cambio ya que «lo que mejor queda en la zona es la madera. Eso no quiere decir que no vayamos a plantearnos un cambio en un futuro», afirmó.
Papeleras
La madera no es el único elemento que desaparece del paseo de la ría. Desde su puesta en funcionamiento, las papeleras y bancos instalados en la zona han desaparecido o han sufrido destrozos de forma sistemática, contribuyendo a hacer más notoria la degradación del entorno del paseo de la ría. «Son labores de mantenimiento rutinarias que acometemos con la mayor brevedad posible. Pero, como todo, lleva una tramitación administrativa que conlleva unos plazos», señaló Fernández Huerga.
El paseo de la ría se ha convertido desde su inauguración y posteriores ampliaciones en un símbolo de la recuperación ambiental de la ciudad, que busca abrir su fachada marítima, tantos años solapada por la presencia de la industria. Durante el invierno, y mucho más en verano, la afluencia de personas a este entorno, atraídos por la posibilidad de disfrutar de la tranquilidad del paseo en más que notable.
No obstante, la degradación que está sufriendo el paseo ha provocado las críticas de los usuarios, que se quejan de la mala imagen que ofrece este entorno, uno de los preferidos de muchos avilesinos.
Desde el Ayuntamiento se espera que las acciones de destrozo de las barandillas y mobiliario urbano cesen de inmediato y se pueda así volver a disfrutar de un paseo que ha pasado a ser una de las principales zonas de ocio de la ciudad.
Y si solo fuera esto…
La gente tiene que hacer sus necesidades en el paseo, porque no hay ningún retrete portátil por el camino.
Y que no se me ría nadie por la sugerencia, que cuando vienen los regatistas bien que los ponen…
Además, desde el principio, ¡FALTAN FUENTES! No se puede beber en ese paseo. No hablo ya por mi, que llevo agua para mi y el perro, pero va a caminar mucha gente mayor que no tiene porque ir cargando con agua, digo yo.
Publicar un comentario