viernes, 31 de julio de 2009

CONTESTA CASAS…

A las acusaciones del Sr. Román
En La Voz de Avilés
«Nuestros patrocinadores no quieren aparecer por miedo al concejal», asegura Casas
El presidente de Esbardu niega que el Intercéltico usase «dinero b»
YOLANDA DE LUIS
«Nuestros patrocinadores no quieren aparecer por miedo al concejal», asegura Casas
Una de las actuaciones del Intercéltico. / MARIETA
Juan Casas, presidente de la Agrupación Folclórica Esbardu, fue ayer muy claro a la hora de responder al concejal de Cultura, Román Antonio Álvarez, que había dicho que el Festival Intercéltico se había nutrido de «dinero b» en esta edición. «El Festival se organizó con 11.500 euros y con la colaboración de mucha gente de forma altruista». Sobre los patrocinios afirmó que «todos están ahí y aparecieron quienes quisieron, porque algunos nos pidieron no publicar su nombre por miedo a represalias del concejal de Cultura».
El presidente de Esbardu afirmó que el concejal «trató de cerrarnos todas las puertas, incluso ofreciendo a Corvera y a Illas actuaciones gratuitas de los grupos del Beltaine para que no colaboraran con nosotros». Su opinión es que «si esta edición ha salido adelante y con éxito ha sido gracias a que llevamos muchos años haciendo las cosas bien y es algo que se valora por quienes participaron en el Festival de forma altruista y también por el público».
Juan Casas pidió ahora que el concejal de Cultura exponga las cuentas del Beltaine, «está obligado a sacar las cuentas a la luz públicamente porque ha exigido la máxima transparencia a todos». Además, pidió que no trate de «dividir a Esbardu ni de ensuciar un trabajo que ha conseguido llevar adelante mucha gente que nos ha apoyado de buena fe».
triskell bar
en La Nueva España
«El ´Beltaine´ es una venganza que acabó en fracaso; el concejal de Cultura debe dimitir»
«Cree el ladrón que todos son de su condición; el dinero B son los amigos, el buen hacer y el agradecimiento popular»
clip_image001
Juan Casas, ayer, junto a uno de los cañones del parque de El Muelle. miki lópez
JUAN LUIS CASAS Presidente de «Esbardu», organizadora del Intercéltico
Amaya P. GIÓN
Después de la tempestad no siempre llega la calma. Ejemplo de ello es el cruce de acusaciones entre el concejal de Cultura, Román Antonio Álvarez, y el presidente de Esbardu, Juan Luis Casas, una vez echado el cierre a sus respectivos festivales: el Beltaine y el Intercéltico. Casas considera que «Esbardu ganó por goleada» y dirige sus dardos hacia Álvarez, Fernando Díaz Rañón (portavoz de IU) y Xuntanza. «Sólo desde la mediocridad y la ignorancia en que se bañan todos ellos puede alguien intentar engañarse a sí mismo proclamando el éxito de un bodrio que Avilés entero les negó. Si Román y Rañón fuesen políticos decentes deberían marcharse de la actividad política», argumenta.
-Álvarez dice que a usted se le acabó el chollo.
-Todo el mundo sabe que el único chollo es su puesto de concejal, que no se lo merece. Lo que también es un chollo es el presupuesto del Beltaine: 360.000 euros que tiraron a la basura. Fue un auténtico fracaso. Es increíble que un político que está mintiendo todos los días siga en el cargo. Su actitud es caciquil. Debería marcharse, coger la maleta y salir corriendo. Si la apuesta le salió mal tiene que dimitir.
-Para él lo que fue un «bodrio» fue el Intercéltico.
-No se puede calificar como bodrio algo que tuvo el éxito y amparo del pueblo de Avilés. El bodrio es algo que nace para machacar a otro, para usurpar su nombre y el trabajo de un grupo de gente. Utilizó muchísimo más dinero del que se gastó en cualquier Intercéltico para tapar sus faltas y sus carencias. Así y todo no lo consiguió porque el pueblo le dio la espalda. Eso sí es un bodrio.
-El PP le apoya, dice que el «Beltaine» ha sido una venganza personal del concejal de Cultura.
-Claro que el Beltaine es una venganza, pero acabó en fracaso. Su intención era apropiarse del Intercéltico para cambiarlo, unos cambios que tirarían el festival abajo en dos años. Al vernos en esa situación fue cuando se desencadenó un enfrentamiento que lejos de arreglarse fue a más. Le propusimos varias opciones, intentamos arreglar la situación por todos los medios, incluso planteamos la cesión del propio festival, que era lo que él deseaba, y no hubo manera. La venganza para lo que le ha servido es para quedar en ridículo.
-¿Y lo del dinero B?
-(Carcajadas) Que me diga dónde está. Cree el ladrón que todos son de su condición. El dinero B son los amigos, el buen hacer y el agradecimiento popular que ha recibido el Festival Intercéltico.
-¿Cómo es posible organizar una programación de cinco días por 11.500 euros?
-El Intercéltico se hizo gracias a las amistades que fomentamos durante las doce ediciones anteriores y los veinte años de vida de Esbardu. Vino gratis todo el mundo. Eso no lo puede hacer Román porque no tiene amigos. De hecho, él tuvo que poner más dinero del que costó ninguna edición del festival en su historia. El Intercéltico costó el año pasado unos 180.000 euros. Él se ha gastado el doble. Con ese dinero habríamos hecho no uno, sino dos festivales. Esta batalla ha hecho que Avilés sea el hazmerreír de toda España.
-¿Es imposible dar marcha atrás y organizar un único festival?
-Eso dice el concejal de Cultura. El tiempo cura las heridas, pone a cada uno en su sitio y da la razón a quien la tiene, que es Esbardu.
-Díaz Rañón tampoco le echa flores.
-El brazo ejecutor de todo esto es Román Antonio Álvarez, pero quien le apoya y anima es Rañón, puesto que tiene lo que siempre persiguió, manejar el festival con su banda de gaitas. El presidente de la Banda de Gaitas «Villa de Avilés», donde tocan él y su hijo, es precisamente el director del Beltaine. En el primer juicio que se celebró contra la SGAE, Rañón estuvo presente apoyándonos (cuando la concejalía de Cultura la encabezaba un concejal de IU en Cultura) y ahora se va con quien más le interesa. Debe tener muchas chaquetas en casa y debe querer usarlas todas antes de que se apolillen.
-¿Y la deuda con la SGAE?
-Esa deuda es del Intercéltico, no de Esbardu. Lo menos que podía hacer el concejal de Cultura es afrontarla y todo saldado.
-¿Cuál será el siguiente capítulo de este enfrentamiento?
-Román Antonio Álvarez debería reconocer que su apuesta fue un auténtico fracaso imposible de disimular. Fracasó. Hizo un intento de plagio con víctimas, como el personal de los chiringuitos, que sufrieron pérdidas económicas. No hubo luces y sombras, como él dice, sino sólo sombras.
-¿Habrá XIV Intercéltico?
-Sí, por supuesto. La decimotercera era la que parecía imposible.
Publicar un comentario