miércoles, 5 de noviembre de 2008

KHALIL GIBRAN dijo:


Nadie puede descubrirnos más de lo que descansa
dormido a medias en el amanecer de nuestro conocimiento.
El maestro que camina a la sombra del templo,
en medio de sus discípulos, no les ofrece su sabiduría,
si no más bien, su fe y su afecto.
Si él es sabio de verdad, no os pedirá que entréis en
la casa de su sabiduría, sino que os guiará hasta el umbral
de vuestro propio espíritu.
El astrónomo puede hablaros de su comprensión
del espacio, pero no puede daros el oído que detiene el
ritmo ni la voz que le sirve de eco.
Y el entendido en la ciencia de los números puede
hablaros de los valores del peso y la medida, pero no
puede conduciros a ella.
La visión de un hombre no cede sus alas a otro hombre.
Y así como cada uno de vosotros se halla solo ante
el conocimiento de Dios, así debe cada uno de vosotros
estar solo en su comprensión de Dios y en su conocimiento
de la tierra.

Publicar un comentario