martes, 9 de agosto de 2011

HE TERMINADO…

La Isla bajo el Mar
Para ser una esclava en el Saint-Domingue de finales del siglo XVIII, Zarité había tenido buena estrella: a los nueve años fue vendida a Toulouse Valmorain, un rico terrateniente, pero no conoció ni el agotamiento de las plantaciones de caña ni la asfixia y el sufrimiento de los trapiches, porque siempre fue una esclava doméstica. Su bondad natural, fortaleza de espíritu y honradez le permitieron compartir los secretos y la espiritualidad que ayudaban a sobrevivir a los suyos, los esclavos y conocer las miserias de los amos, los blancos.
     Zarité se convirtió en el centro de un microcosmos que era un reflejo de la colonia: el amo Valmorain, su frágil esposa española y su sensible hijo Maurice, el sabio Parmentier, el militar Relais y la cortesana mulata Violette; Tante Rose, la curandera; Gambo, el apuesto esclavo rebelde…
     Al ser llevada por su amo a Nueva Orleans, Zarité inició una nueva etapa en la que alcanzaría su mayor aspiración: la libertad. Más allá del dolor y del amor, de la sumisión y la independencia, de sus deseos y los que le habían impuesto a lo largo de su vida, Zarité podía contemplarla con serenidad y concluir que había tenido buena estrella.
rossette
No sé que tiene Isabel Allende que consigue arrastrarme a sus mundos (de fantasía o no) y perderme en ellos hasta el punto y final de sus obras…
     Desde el primer párrafo consigue que simpatice con Zarité, que viva (y sufra) todas y cada y una de las vueltas que da su vida: su nacimiento, su venta, su relación con los amos, con esclavos, con otros blancos…
     Pero no solo es de Zarité de quien te encariñas. También de Violette, la cortesana; de su sirvienta Loula, del doctor Parmentier… Allende hila las vidas de cada uno de ellos alrededor de la de Zarité y consigue no aburrirte, que no te líes, que pierdas el interés…
     En fin, que no puedo más que recomendar el libro. Me parece estupendo…
Publicar un comentario