sábado, 14 de noviembre de 2009

OTRA VEZ LA SGAE…

En La Nueva España:

Lena debe pagar 15.000 euros a la SGAE por la celebración de festejos

El Ayuntamiento asume la sentencia pero califica la factura de la Sociedad de Autores de «impuesto revolucionario»


Lena debe pagar 15.000 euros a la SGAE por la celebración de festejos
Lena debe pagar 15.000 euros a la SGAE por la celebración de festejos  fernando geijo
Pola de Lena,
C. M. BASTEIRO
El Ayuntamiento de Lena deberá abonar, por orden judicial, 15.000 euros a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Esta cantidad se corresponde con la tasa por la celebración de fiestas y actividades culturales entre los años 2003 y 2008. La concejalía de Cultura, que preside David Suárez, explicó ayer que la SGAE llevó al Consistorio a un contencioso por el cual la administración debe abonar «12.000 euros a la sociedad de autores y los 3.000 euros restantes en concepto de demoras». De esta forma, Lena se une a otros ayuntamientos asturianos, como el de Llanera, que propone debatir en la Federación Asturiana de Concejos (FACC) la polémica sobre los pagos que deben abonar las administraciones a la Sociedad General de Autores y Editores.
David Suárez definió ayer la tasa a pagar a la Sociedad de Autores como «un impuesto revolucionario, más propio de otras épocas como la Edad Media». Además de los 15.00 euros, la administración lenense se queja de los gastos adicionales que genera la organización de festejos. «Desde enero a agosto de este año ya tenemos facturas por valor de 6.000 euros», apuntó Suárez, que considera que una Administración Local, «no puede asumir ese gasto».
Desde su punto de vista, los ayuntamientos ya hacen un esfuerzo lo suficientemente importante para que los concejos cuenten con actividades festivas y culturales. En concreto, a juicio del edil lenense, las programaciones festivas y culturales que se elaboran en los concejos pueden correr peligro ya que «hay que hacer frente no sólo al gasto que suponen», sino también a un impuesto que «no es democrático y no se sabe muy bien adónde va a parar».
David Suárez ha recordado, además, que estos pagos «pueden poner en riesgo los empleos que las distintas actividades culturales y festivas generan». De esta forma, el concejal aconsejó al resto de ayuntamientos asturianos a que «se unan para elaborar una moción conjunta para trasladarla tanto al Parlamento asturiano como al Congreso de los Diputados , exigiendo un cambio en la Ley de Propiedad Intelectual». En el caso de Lena, el equipo de Gobierno de Ramón Argüelles (IU) reconoce estar muy indignado ya que este tipo de cargas suponen un duro revés para las maltrechas arcas municipales.
«El Ayuntamiento de Lena no está en condiciones de asumir estos gastos»
«Estas facturas no son democráticas y no sabemos adónde va el dinero»
<David Suárez >
Concejal de Festejos
En La Voz de Avilés:

Un tribunal obliga a Lena a pagar 15.000 euros a la SGAE por las fiestas locales

El Ayuntamiento tilda de «impuesto revolucionario» la tasa que los municipios deben pagar a la Sociedad de Autores

14.11.09 -
JULIO VIVAS | POLA DE LENA
El Consistorio deberá además hacer frente a 6.000 euros por las facturas de este año
Hablará con otros concejos para exigir en el Congreso cambios en la ley
El concejal de Cultura en Lena, David Suárez, calificó ayer de «impuesto revolucionario, más propio de otras épocas como la edad media», la tasa que las administraciones locales deben abonar a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), después de que el Ayuntamiento se haya visto obligado a abonar, por orden judicial, 15.000 euros correspondientes a la celebración de fiestas locales y actividades culturales entre los años 2003 y 2008.
Según explicó el edil, la SGAE llevó al Ayuntamiento a un contencioso por el cual la administración abonó 12.000 euros a la sociedad de autores, mientras que los 3.000 euros restantes fueron pagados en concepto de demoras y costas judiciales. Este dinero se suma a las facturas que la administración lenense deberá hacer frente este año, que suman ya más de 6.000 euros: «Desde enero a agosto ya tenemos que pagar más de un millón de las antiguas pesetas», apuntó Suárez, quien considera que una administración local «no puede asumir ese gasto, ya que hace un esfuerzo importante para que los concejos cuenten con actividades festivas y culturales».
De este modo, Lena se une también a otros ayuntamientos de la región, como el de Llanera, que propone debatir en la Federación Asturiana de Concejos (FACC) la polémica sobre los pagos que deben abonar las administraciones a la Sociedad General de Autores y Editores. Además, el Consistorio lenense también propondrá que los ayuntamientos «se unan para elaborar una moción conjunta que se podría trasladar tanto al Parlamento asturiano como al Congreso de los Diputados, exigiendo un cambio en la Ley de la Propiedad Intelectual».
A juicio del concejal delegado de Cultura en Lena, las programaciones festivas y culturales que se elaboran en los distintos concejos pueden correr el riesgo de desaparecer de seguir con esta ley, «ya que hay que hacer frente no sólo al gasto que suponen, que en muchos casos ya es elevado, sino también a un impuesto que no es democrático y no se sabe muy bien dónde va a parar».
Pérdida de empleos
David Suárez también advirtió de que estos pagos «pueden poner en riesgo los empleos que las distintas actividades culturales y festivas generan». El concejal basa esta opinión en que, si hay que tener en cuenta el pago de la tasa a la SGAE en el presupuesto general para este tipo de programaciones, los consistorios se verán obligados a reducir el número de actividades, reservando una cantidad para la sociedad de autores y su pago. Lena no es el único afectado por la SGAE. Hace unos días fue el Ayuntamiento de Cabranes el que salió a la luz pública por un caso similar. En concreto, la sociedad de autores les exigía 7.499,30 euros en concepto de derechos de autor por una serie de actuaciones musicales celebradas en este municipio entre los años 2002 y 2008 y en la que incluye actos de pasacalles de bandas de gaitas y grupos de baile tradicional.
Se da la situación, además, que la mayor parte del repertorio que se tocó en Cabranes es de finales del XIX y principios del XX y nunca fueron registradas, por lo que tampoco se entiende por qué la SGAE pide dinero por ellas. Aun así, Cabranes está dispuesto a llegar hasta la última consecuencia y, por ello, se verá las caras en los tribunales con la sociedad de autores el próximo día 30. Al igual que el edil de Cultura lenense, desde Cabranes afirman que estas medidas «se acabarán cargando la poca cultura que podemos ofrecer a nuestros vecinos», según apuntaba Alejandro Vega, alcalde de Cabranes.
Y además, por si fuera poco que el ilustre José Ramón Julio Martínez Márquez (Ramoncín) provocara el cierre del canal en Youtube de El Jueves. Cierre, por cierto que ha sido revocado, en el ABC de ayer:

El Jueves recupera el canal de Youtube tras cierre provocado por Ramoncín

La apertura se ha producido a petición del propio cantante, que se ha disculpado y ha argumentado que había sido su gabinete jurídico el que había solicitado la suspensión del canal

El Jueves recupera el canal de Youtube tras cierre provocado por Ramoncín
Imagen de archivo de Ramoncín.
EFE
BARCELONA
La revista El Jueves ha recuperado el canal de Youtube que ha tenido clausurado durante casi dos días tras dos denuncias presentadas por el gabinete jurídico de José Ramón Julio Martínez Márquez, más conocido como Ramoncín.
Óscar Pérezdolz, director de contenidos de la web de El Jueves, ha declarado que la apertura se ha producido a petición del propio Ramoncín, que ha pedido disculpas por este hecho argumentando que había sido su gabinete jurídico el que de forma automática había tomado la iniciativa de solicitar a Youtube la suspensión del canal por haber aparecido dos vídeos con su imagen. Según ha explicado Pérezdolz, "Ramoncín tiene contratado un gabinete llamado Asesoría Jurídica de las Artes, que dispone de un buscador de Internet que cuando detecta que hay un vídeo con su imagen o que se le nombra, presenta automáticamente una denuncia".
El responsable de contenidos de la web de la revista ha señalado que El Jueves tiene un canal de Youtube que a las tres denuncias hace que se cierre el canal y se pierdan los suscriptores y los vídeos, y que ya tenían una denuncia de la Fox por una imagen de los Simpson. La suspensión de este canal ha tenido una gran repercusión en los medios de comunicación, así como un vídeo parodia que sobre este hecho se ha colgado en la página web de la revista, hasta el punto de que de unas 40.000 visitas diarias se ha pasado en dos días a unas 350.000.
Ramoncín ha argumentado a la dirección de El Jueves, a la que ha reconocido ser un fan de la revista, que estaba harto de ser objeto de comentarios despectivos en la red, aunque en los vídeos que provocaron el cierre del canal de Youtube no se le insultara ni se dijera nada contra él. También se comprometió con la dirección de esta publicación a gestionar a través de su gabinete jurídico la recuperación del canal, lo que ha ocurrido unas 48 horas después de su clausura, según Perezdolz.
El gaitero asturiano y directivo de la Sociedad General de Autores (SGAE) José Ángel Hevia,asturiano José Ángel Hevia dice perlas como lo que sigue (en La Nueva España):

´Quien no tiene dinero para música pues que no la ponga´

Hevia, directivo de la SGAE, apoya una negociación de tarifas entre esta entidad y los concejos pero recuerda que la música en las fiestas hay que pagarla


José Ángel Hevia en una imagen de archivo
José Ángel Hevia en una imagen de archivo 
El gaitero asturiano y directivo de la Sociedad General de Autores (SGAE) José Ángel Hevia, mostró hoy su conformidad con una posible negociación entre esta entidad y la Federación Asturiana de Concejos para la aplicación de las correspondientes tarifas por derechos de autor sobre fiestas y actividades musicales y culturales, pero también advirtió de que la música hay que pagarla, como los seguros o los equipos de sonido. "Quien no tiene dinero para música pues que no ponga música", señaló.
En declaraciones a Europa Press, el músico asturiano ofreció así su opinión sobre la polémica que estos días enfrenta a la Sociedad con los ayuntamientos, a raíz del conocimiento público de la demanda que la SGAE ha presentado contra el Ayuntamiento de Cabranes, al que reclama 7.500 euros por derechos de autor. Las orquestas de las fiestas del pueblo y diferentes actividades musicales de la Agenda Cultural del Principado en los últimos años componen la mayor parte la cuantía total de la reclamación.
"Nada mejor que un interlocutor que aglutine a todos los ayuntamientos para que los autores fijemos unas tarifas de acuerdo con los clientes, que son los ayuntamientos. Esa comunicación suele existir y se puede llegar a unas tarifas que de abusivas no tienen nada", matizó.
Así, recordó que "los técnicos de la SGAE mantienen reuniones periódicas con los colectivos hosteleros, los ayuntamientos o los hoteleros". "La polémica de la SGAE con los hosteleros era brutal hace unos años", matizó, "porque los discobares no querían pagar derechos de autor, y sin embargo ahora hay un congreso anual de hostelería, y la propia SGAE manda un artista, porque hay muy buena relación. Dialogaron colectivamente y ahora mismo el entendimiento es muy bueno, cuando hubo una polémica bestial". Según Hevia, SGAE "es la parte que vende derechos y los hosteleros son los clientes, como son los ayuntamientos", por lo tanto, "si los ayuntamientos están descontentos tendrán que plantear algo".
En cuanto las tarifas aplicadas, Hevia explica que la "tarifación ocupa como 300 o 400 páginas", y que tiene en cuenta criterios como el caché del autor utilizado.
No obstante, en este sentido formuló una reflexión: "si no tenemos dinero para voladores no hacemos fiesta, qué remedio". "Y si no tenemos para música pues no ponemos música", añadió, señalando que "el montaje del equipo de sonido, del escenario, o el seguro, si es una comisión responsable, se cobra". "Pues los músicos también cobramos. ¿O es que no tenemos nunca derecho a cobrar?", concluyó.
A mí, sinceramente, me ha decepcionado mucho como persona :(
5
Y, con todo esto, hago de eco de mi amiga Alicia:  ¿Por qué su grupo, ESBARDU, se vio sólo, acorralado, insultado, ultrajado, dado de lado? ¿Por qué nadie les defendió? ¿Por qué ahora los demás se escandalizan de que les toque a ellos, como si fuera lo nunca visto?¿Por qué no se unen los grupos folklóricos ante la SGAE?
Publicar un comentario