domingo, 4 de diciembre de 2011

HE TERMINADO…

elsimbolodelcobre

Inglaterra, siglo XII. La pequeña Ellenweore, de doce años, se lleva una enorme alegría cuando su padre deja que lo ayude en la herrería de Orford, en el condado inglés de Eye. La niña posee una extraordinaria  habilidad para el arte de la forja, pero siendo muchacha, jamás podrá ejercer el oficio de herrera.

Sin embargo, su vida da un vuelco decisivo al descubrir algo que la obligará a huir, disfrazada de muchacho, para salvar a vida. A partir de ese momento se hace llamar Alan y se entrega con pasión a su vocación: aprender a forjar espadas para, algún día, crear un arma sin igual para el rey. No obstante, para cumplir ese sueño no puede confiar a nadie el secreto de su verdadera identidad. Convertida en aprendiz del afamado maestro forjador Donovan, viajará de la mano de éste a Normandía, donde descubrirá el peligroso mundo de los torneos, y conocerá a dos poderosos hombres que desde ese mismo instante quedarán ligados a su destino: Guillaume el Mariscal, su gran amor, y Thibault, su hermanastro, de cuyo afecto y cuyo odio se ve obligada a huir por todo Flandes y Francia. Pronto, no sólo la propia Ellen será codiciada, sino también sus valiosas espadas. Su ambicioso objetivo parece al alcance de la mano, pero, entre tanta intriga y tantos peligros, ¿logrará encontrar también la felicidad?

dama_1A medio camino entre la novela histórica y la novela romántica, El símbolo de cobre es uno de esos libros que empiezas leyendo por curiosidad y terminas devorando porque no puedes despegar la vista de él. Se centra, sobre todo, en los oficios relacionados con la elaboración de espadas (la herrería, la orfebrería o la peletería) que Ellen, a pesar de ser mujer aprende y aplica en su herrería (pese a que en pleno siglo XII las mujeres solo podían ejercer estos oficios como ayudantes de sus maridos).

No esperéis pasiones desgarradoras puestas a mil pruebas para terminar comiendo perdices... hay historias de amor, claro, pero más bien en un segundo plano... Como digo Ellen está empecinada en ejercer un oficio "de hombres": quiere ser herrera y forjar espadas. Todo lo demás en su vida es secundario... se enamora, claro y tiene hijos. Y es generosa y ayuda, perdona y aconseja a sus amigos, pero su meta es crear un espada magnífica para el rey y no duda dejar todo a un lado para conseguirlo…

Publicar un comentario