domingo, 21 de abril de 2013

KIKA

Hoy mi casa se ha quedado un poquito más silenciosa…

Kika, una de los cuatro periquitos con los que hemos compartido la vida se nos ha ido…

En diciembre se fue su pareja durante un año, Pinón, y hoy, no sabemos exactamente por qué causa, se nos ha ido ella.

Kika era el bicho más latoso que he conocido nunca… no se estaba quieta ni siquiera de noche. Picaba los comederos, arrancaba trozos de pared, el papel de la bandeja de la jaula…

Hace un par de años, creo, mis primos le regalaron un juguete con cuatro bolas con cascabeles… cuando “enviudó” no se lo ocurrió otra cosa que romper el elástico que sujetaba las bolas y pasearse por la jaula lanzando una de las bolas como si fuera una pelota.

Incontables las veces que la reñía, incontables las veces que, por fuerza, me tenía que reír, porque me vigilaba mientras la reñía, esperando que me fuera para volver a la carga…

Hoy ya no hay ruidos procedentes de su jaula… solo un rincón tan frío como su cuerpo cuando la encontré…

Y, ¡joder, como la echo de menos!

Hasta siempre, pequeña. Vuela libre al otro lado del arco iris, con tus compañeros.

Kika 21-4-2013

Publicar un comentario