miércoles, 29 de junio de 2011

HE TERMINADO…

mil soles
Mariam jamás ha olvidado la emoción que cada jueves recorría su cuerpo: ése era el día en que su padre, Yalil, subía las colinas de Herat para visitarla. Y así fue hasta que, desobedeciendo a su madre, Nana, cometió la imprudencia de bajar por primera vez a la ciudad en búsqueda de su progenitor. Mariam descubrió entonces que Yalil vivía como el hombre rico –con criados, una mansión y varias esposas- que siempre había imaginado; pero que también era el ser cobarde y mentiroso del que Nana siempre había intentado protegerle. Aquel día supo el verdadero significado de aquella palabra que Nana no se cansaba de repetirle: Mariam era una harami, una pobre bastarda sin derechos, sin lugar en una respetable familia como la de su padre. Un estorbo cuya incómoda presencia se resolverá rápidamente mediante un acuerdo matrimonial con un hombre mucho mayor que ella y su partida hacia la distante ciudad de Kabul.
Mariam vivirá un sino amargo e insoslayable, décadas de calvario y aislamiento en una ciudad y un país devastados por guerras interminables que acabarán desembocando en la llegada del integrismo talibán al poder. Sin embargo, y tornando cierta la frase de que hay almas destinadas a encontrarse, en la vida de Mariam se cruzará la joven Laila. Ambas, hermanas en la fatalidad, en un mundo sin piedad por las mujeres, descubrirán un nuevo sentido que alumbre sus vidas.

Maravilloso libro que nos adentra en la dura realidad de las mujeres afganas, ninguneadas por todos, agredidas, encerradas, mutiladas sin que nadie muestre el más mínimo rastro de compasión, interés o que intente salvarlas. En un país con leyes hechas por y para hombres, las mujeres se ven abandonadas hasta para ser atendidas en un hospital, repudiadas, insultadas por gente sin corazón.
Aparte de un fiel relato del día a día de estas mujeres, nos relata la historia de Afganistán desde la infancia de Mariam (1974 más o menos) hasta el 2003 desde el punto de vista de ellas, su día a día, sus pérdidas, sus encuentros…
Emocionante hasta las lágrimas (literalmente), es un libro que recomiendo vivamente.
Publicar un comentario