viernes, 5 de junio de 2009

HASTA LA VISTA PEQUEÑO SALTAMONTES


Muchos (los más jovenes) lo conocieron gracias al Bill de Kill Bill, a los más mayorcitos (como yo) nos hizo ilusión recuperar a un icono de nuestra niñez en una película de la que podíamos hablar sin sentirnos avergonzados...
El bueno, buenísimo de Kung-Fu, se especializó después (tal vez para librarse del encasillamiento) en papeles de villano. Si era bueno haciendo de bueno, como malo era insuperable, aun en películas o series infumables...
Ahora, en lugar de llorar su muerte y despedirnos de un personaje que forma parte de nuestra cultura televisiva, la gentes espera ansiosa saber cómo y por qué nos ha dejado... porque todo apunta a algo escabroso... ¡Somos patéticos!
No me importa como murió, ni como vivió. Me importa que dejó su huella en la historia del cine y la televisión. Hijo de actor, hermano de actores, tío de actrices... fue actor, productor, director, músico, escritor...
¡HASTA LA VISTA, PEQUEÑO SALTAMONTES!
Publicar un comentario