domingo, 16 de marzo de 2014

LUNA DE SAVIA

7Durante la Luna de Savia, empieza a manifestarse la energía vital en todos los seres vivos. Las plantas brotan de la tierra y se puede oír cómo cantan los pájaros, así como el parloteo del agua que fluye en los arroyos a medida que el hielo se funde. Los primeros colonos sabían que la savia se estaba moviendo y que volvía a ascender. La savia, ese valiosísimo fluido invisible que da vida, rico en minerales que nutren cada hoja de hierba, planta y árbol, es responsable de volver a teñir de verde nuestra Tierra.

     Durante la Luna de Savia, nuestro cuerpo responde a esta oleada de vidas nuevas y ritmos distintos de la naturaleza. Sentimos una aceleración en nuestro interior. Céntrate en tu creciente energía para acoger su poder. Arráigate y céntrate; observa la Luna si es posible. Enciende una vela de color crema. Prepara una taza de té de jengibre, endúlzalo con miel y bébelo poco a poco. Siente cómo la energía de tu cuerpo aumenta desde los pies a la cabeza. Habla con la Luna de Savia:

Mientras la Tierra se agita y el hielo se derrite,

Luna de Savia, se puede sentir tu presencia mágica.

A medida que todos los ríos y riachuelos empiezan a fluir,

siento cómo mi propia energía empieza a crecer.

-James Kambos

y1ps9NPgmrmw7FLT1MDV-j6dphJp3dQlrmGfMGyUkTTJo_o7m645jFgeZbaxuU3fATM

Publicar un comentario