lunes, 1 de febrero de 2016

FEBRERO


Mientras que el amor romántico nos da una sensación de inspiración y emoción, la amistad nos ayuda a sobrevivir. El amor es a veces tan perdurable, en ocasiones tan transitorio y en ciertos momentos tan doloroso como lo que experimentas con un amante. La amistad verdadera es rara. Más raro aún es que se manifieste la magia. Mientras recopilamos libros y objetamos acerca de la moralidad de la magia para atraer el amor romántico, nuestra necesidad de amistad crece y la magia para hacer que suceda acumula polvo en rincones semiconscientes. Tan escasa es la verdadera amistad que los propios griegos la elevaron a su categoría propia de amor.
     El amor platónico toma el lugar equivalente a Eros, el amor romántico, y Filios, el amor a la familia. Platón, en su Simposio dialéctico, dijo: “Preferiría más un buen amigo a la codorniz o al gallo mejores que hubiera.” El gallo y la codorniz formaban parte de la antigua dieta griega, pero Platón manifestó que renunciaría a esa seguridad por un verdadero amigo.
     Ahora que los medios de comunicación social han añadido una nueva capa de superficialidad a nuestras redes personales, la amonestación de Platón: “Nadie es amigo del amigo que no le corresponde” tiene aún más significado. Para encontrar amigos y mantenerlos se necesita algo más que hacer clic para aceptar una invitación. Puede requerir un poco de ayuda mágica.
Crear amistades requiere tres factores: proximidad e interacciones imprevistas repetidas y un ambiente que estimule a las personas a que bajen la guardia. Estos factores pueden ser difíciles de producir durante la fase de nuestras vidas en la que construimos carreras profesionales y criamos hijos. No sólo vivimos en una sociedad que nos anima a seguir siendo cautos todo el tiempo, sino que nuestros horarios pueden impedir que nos encontremos con alguien a quien conocemos, incluso durante rutinas tales como hacer la compra. Podemos formar parte de de clubes de lectura o ir al gimnasio, y esto puede ayudar a construir algunas amistades, pero no hay garantía de que sean relaciones perdurables creadas sobre una base de amor mutuo.
     Un toque de magia, inspirado por Filia, diosa griega de la amistad; Amicitia, la diosa romana de la amistad y Platón, puede atraer hacia ti a algunos amigos potenciales (sin reemplazar a ninguno de tus amigos actuales). Mientras que los más expertos pueden preferir adaptar hechizos para el amor simplemente sustituyendo los efectos afrodisíacos por otros más suaves y cordiales, otros pueden desear invertir un esfuerzo completo y centrado en la amistad en sí.

La magia de Platón: un hechizo para atraer amigos
Prepara un altar de la amistad. Coloca en él una representación artística de Platón, Amicitia y Filia. Añade un recipiente con flores que representen la amistad, como la hierba doncella, las rosas amarillas o el geranio. Coloca en el fondo del recipiente dos imanes orientados para que se atraigan entre sí. Escribe una carta haciendo un llamamiento a Filia y Amicitia en el que solicites su ayuda para que te traiga verdaderos amigos. Después, encuentra o elabora un aceite o perfume mezclado con unas gotas de aceite de piedra imán, abre la botella cada día y lee la carta. Frótate un poco de aceite alrededor del ombligo, en la parte posterior del cuello y en el interior de los codos antes de salir a la calle.
   Puede que lleve algún tiempo atraer amistades de buena calidad, pero vale la pena invertir ese tiempo.

Correspondencias de febrero
Animal: Nutria
Flor: Violeta, primavera
Piedra: Amatista
Planeta regente: Urano

-Diana Rajchel

Publicar un comentario