jueves, 1 de abril de 2010

EL MARTES 30 FUE…

ainkan

LUNA VENTOSA
Para los cherokees, marzo es el mes de la Luna Ventosa. Cuando el invierno da lugar a la primavera, las tormentas irrumpen y los fuertes vientos producen daños a los árboles y a las casas. Los choctós le llaman gran mes de la hambruna, pues las reservas se han agotado y la renovación de la vida está aún por venir y por producir comida para alimentarse. Los dakota sioux la denominan Luna cuando los ojos se irritan con el brillo de la nieve. En las llanuras, la nieve sigue cayendo, reflejando los cada vez más vigorosos rayos de sol.
     Marzo es la transición entre invierno y primavera, un tiempo turbulento de esperanza y, a la vez, de peligro. Mantén un ojo avizor en el temporal severo. El primer día cálido renuncia a la tentación de correr al aire libre en paños menores. Es mejor que te vistas con capas de ropa para adaptarte al tiempo que cambia con rapidez. Estarás más a salvo de los resfriados. Aguarda los primeros signos de retorno de la vida y retira la paja y las hojas de las flores de primavera que empiezan a aparecer. Ofrece alimento a la fauna mientras veas que se lo comen. Deja trozos de tela o cordeles cuando los pájaros empiecen a construir su nido.
     En un espacio sagrado, rinde honor a la vida, que se acelera a tu alrededor. Utiliza su energía que retoña en tu trabajo mágico para potenciar nuevos proyectos. Planta nuevos árboles, lanza un negocio orientado hacia la vida o explora oportunidades de formación.
Elizabeth Barrette
tormenta
Publicar un comentario