sábado, 1 de abril de 2017

ABRIL

Se ha convertido en un cliché, ¡pero los chaparrones de abril traen las flores de mayo! Las energías del elemento agua cobran fuerza en el mes de abril. Mientras que algunos pueden sentirse intimidados por interminables días grises de lluvia, también hay un gran número de poderes mágicos de los que beneficiarse.

Debemos abrazar y celebrar las bendiciones de la lluvia y todo lo que la Madre Naturaleza nos ofrece con este regalo. La lluvia cae del cielo sobre la tierra, nutriéndola y llenando los mares (y los embalses), lo que relaciona estos tres reinos sagrados. Estos chaparrones nos recuerdan el delicado equilibrio de nuestro mundo natural. Si la lluvia es escasa, los efectos de la sequía sobre la agricultura y las fuentes de agua pueden causar estragos. Pero el exceso de lluvia puede causar inundaciones devastadoras.

La lluvia, que alimenta y limpia a la vez, presta su poder vivificante para traer el verde de la tierra, y limpia y refresca con energía todo sobre lo que cae. Cuando la lluvia se disipa, ya sea cuando escampa o cuando desaparecen las aguas estancadas de las inundaciones, todo lo que ha sido tocado por estas aguas limpiadoras parece que adquiere una vitalidad y una energía renovadas, como si se hubiera producido un renacimiento. ¡Debemos vivir chaparrones literal, simbólica y energéticamente para ser recompensados con flores!

De vez en cuando todos sentimos la necesidad de experimentar una rápida y refrescante explosión de energía de limpiadora. Sin embargo, no siempre tenemos un chaparrón de lluvia bajo el que bailar. ¡He aquí un pequeño ritual que puedes realizar para aprovechar el poder de un chaparrón para usarlo en el futuro!

Ritual del poder del chaparrón de abril
Coloca en un cuenco o una maceta vacía varios cristales resistentes al agua (¡el cuarzo transparente funciona muy bien!) o piedras de río pulidas y tenlas a mano. Cuando llegue un chaparrón, ponte el traje de baño o ropa cómoda para bailar bajo la lluvia, y sal al exterior con tu cuenco de piedras y cristales. Proyecta tu círculo, comenzando en cualquier lugar. Para celebrar el caos, muévete en la dirección del Sol (hacia la derecha); para reducir el caos en tu vida, muévete en la dirección de la Luna. Recita estas invocaciones en cualquier orden. Añade cosas, si lo deseas. Comienza a cantar lo siguiente:

Lluvia depuradora, lluvia depuradora,
mójame, límpiame, nútreme.
Lluvia depuradora, lluvia depuradora,
refréscame, energízame.
¡Bendita seas! ¡Que así sea!

Comienza poco a poco mientras cantas, con movimientos suaves, sosteniendo el cuenco en las manos. Muévete según tu inspiración. Mientras cantas, puedes elevar el volumen de tu canto y el nivel de energía de tu baile. Todavía sosteniendo el cuenco en las manos, deja que la lluvia caiga sobre las piedras y cristales que hay dentro, cargándolos de las energías depuradoras y nutrientes del chaparrón. Continúa bailando y cantando según este ritual hasta que sientas que has elevado la energía a un clímax. Tranquilízate, alza el cuenco hacia el cielo y luego colócalo de nuevo en el suelo. Pon las manos sobre el cuenco y dirige tu propia intención y energía hacia los cristales. Termina acercándote a la tierra, sentándote sobre ella o tocándola con las palmas de las manos. Después, dirígete hacia el interior y sécate.

Puedes colocar el cuenco cargado de piedras y cristales sobre un altar en tu casa. En cualquier momento que sientas la necesidad de aprovechar y conectar con la energía del chaparrón almacenada en los cristales, sólo tienes que sostener una de las piedras durante unos momentos. Si es necesario, puedes introducir cristales individuales en bolsas de medicina o de hechizos para llevar contigo un poco de la energía refrescante y nutriente o para mejorar un trabajo mágico.

-Blake Octavian Blair

Publicar un comentario