lunes, 22 de septiembre de 2014

MABON: LUZ Y OSCURIDAD

25En el equinoccio de otoño, Mabon establece un equilibrio entre el día y la noche. Las frutas y las verduras recogidas parecen vivas, aun a pesar de haberlas separado de sus raíces. Las hojas caen de los árboles y parecen muertas, a pesar de seguir con vida.

     Este día festivo se relaciona con cuestiones de equilibrios y paradojas. Los contrastes se manifiestan por medio de la dualidad y la polaridad. Explora los misterios de la luz y la oscuridad, la tierra y el cielo, lo femenino y lo masculino, la carne y el espíritu, lo mortal y lo divino; como es arriba es abajo, porque todo está relacionado. El equinoccio es una época apenas perceptible que extrae poder como resultado de no ser ni una cosa ni la otra, pero a la vez ser ambas.

      Venera a las deidades con aspectos duales. Jano es el dios romano de las puertas, también al pasado y al futuro. Hella, la diosa nórdica del inframundo, es mitad hermosa, mitad horrible. Hermafrodita, la deidad griega, es mitad macho, mitad hembra. Como decoración, elige contrastes fuertes entre colores como el blanco y el negro, o el marón y el dorado. Como oficiantes, considera un sacerdote y una sacerdotisa, un joven y un anciano, o cualquier pareja divergente que manifieste el aspecto dual. Los lugares costeros, como la playa o la orilla del mar, atraen poder de distintos reinos. El crepúsculo es un momento intermedio que presta energía a tu ritual.

-Elizabeth Barrette

2

Publicar un comentario