domingo, 16 de febrero de 2014

AYER SE CELEBRÓ…

LUNA DE NIEVE

6En la América colonial, la Luna de febrero se conocía como Luna de Nieve, porque era una época en la que intensas tormentas de nieve barrían la tierra. Para algunos, era la Luna Avivadora, una época en la que la naturaleza volvía a despertar. A pesar de que pueden llegar a florecer los primeros azafranes de primavera, la mayoría de regiones está cubierta de nieve. Ahora es el momento de pedirle a la Luna de Nieve que nos ayude a realizar cambios positivos en nuestra vida.

     Igual que la naturaleza está preparada para despertar de su descanso hibernal nosotros también podemos despertar para emprender un nuevo propósito o desempeñar una nueva profesión. En la Luna de Nieve es cuando deberíamos plantar nuestras “semillas” del cambio y luego dejar que echen raíces. Haz un plan ahora y cíñete a él. Todo es posible –una nueva profesión, volver a estudiar-, tú decides. En esta noche, anuncia tus intenciones mágicas a la Luna de Nieve.

     Como muestra de agradecimiento, enciende una vela violeta y habla con ella:

Mientras la Tierra está envuelta de color blanco

con un esplendor gélido, la Luna de Nieve vigila la noche

Déjame realizar cambios, déjame volver a nacer,

ahora planto las semillas de la magia; me transformé.

-James Kambos

plantando semillas

Publicar un comentario