viernes, 4 de mayo de 2012

Y EMPIEZO…

ICONO SAGRADO

Grecia, 1944. Durante la segunda Guerra Mundial, un griego conocido como la Serpiente pacta con Müller, un asesino nazi, la entrega de un cargamento de armas a cambio de un icono del siglo VIII supuestamente pintado sobre el sudario de Cristo.

     Nueva York, 2000. Un anciano vive bajo un nombre falso, aislado del mundo y encerrado con su colección de arte y pintura. Cuando muere, su nieta, Ana, debe entrar en la habitación secreta de su abuelo, que siempre le dio miedo y que guarda un solo objeto: un extraño icono que ni siquiera aparece mencionado en el testamento. Matthew, un joven especialista en arte bizantino del Museo de Arte Metropolitano, es enviado para desentrañar su procedencia y su valor. Ana se siente enseguida atraída por él y le da vía libre para estudiar la pieza.

     El icono, reliquia patrimonial de gran valor simbólico, es codiciado por varios personajes por muy dispares razones: Andreas, el abuelo de Matthew, quiere recuperarlo en nombre de la iglesia ortodoxa; Del Carro, un tipo turbio y ostentosamente rico, y la Serpiente, cuya identidad se mantiene en secreto, que reaparecerá en el desarrollo de la aventura para acabar algo que empezó durante la segunda Guerra Mundial.

Publicar un comentario