domingo, 20 de marzo de 2011

OSTARA

42
A partir de ahora, la balanza del año se inclina hacia el calor. En ese perfecto equilibrio entre luz y sombra, es hora de tomar las últimas decisiones para planificar el año. Junto con el equilibrio práctico, piensa también en concederte el equilibrio espiritual. Una hora antes del ocaso, toma un baño con sal y aromatiza el agua con dos o tres gotas de esencia de eucalipto. Dentro del agua, visualiza cómo los problemas del invierno resbalan de tu cuerpo y desaparecen por el desagüe. Después del baño, sécate y vístete para salir y contempla la puesta de sol. Cuando se ponga el sol, canta:
El invierno se desvanece y el sol se expande
minuto a minuto, por todo el país.
Ahora el rayo me toca
y me introduce en la dulce divinidad.
Al día siguiente, da los primeros pasos que necesitan tus nuevos proyectos del año, redactando planes y poniéndote en contacto con la gente que te puede ayudar a cumplir tus metas.
Diana Rajchel
BlessedOstara (1)
Publicar un comentario