sábado, 24 de enero de 2009

BENDICIÓN PARA EL RECIÉN NACIDO



Durante nueve meses, has soñado
debajo de su corazón
y has esperado que tu alma y tu cuerpo
crecieran lo suficiente para sostenerte
en la vida y a través
de lo que este nuevo mundo te conceda.
Has pasado el umbral del nacimiento
y ahora, separado de la carne de tu madre,
debes comenzar por ti mismo.
Con tus dulces ojos ves nuevas todas las cosas.
Míranos ahora y empecemos la bendición.

Tu madre te arropa contra su pecho e invoca
a los dioses y a las diosas con una rima.
Tu padre invoca a los ancestros desconocidos.
Seas purificado con la sal y el agua, protegido,
bendecido y consagrado por las vías antiguas
desde ahora hasta que elijas la tuya propia.


Elizabeth Barrete


Publicar un comentario